A nadie le gusta esto. Nadie está hablando de esto. Nadie está leyendo tu fan page de Facebook

story bumpYa sé que no cuento nada nuevo si digo que desde hace varios meses las publicaciones de las fan pages de Facebook tienen mucho menos alcance del deseado. Buenos posts como el de Inma Ferragud hablando sobre el Story Bump y el reajuste del algoritmo de Facebook explican perfectamente los cambios que están teniendo lugar en la red social de Zuckerberg.

Claro. Resulta que nos han vendido ( y seguramente muchos de nosotros lo hemos hecho también de forma errónea a nuestros clientes) que Facebook tenía cientos de millones de usuarios en todo el mundo y que no podíamos desaprovechar tal potencial para la difusión de nuestros productos, marcas o servicios. Raudos y veloces, acudimos en el pasado a hacer unas maravillosas fan pages, con sus pestañitas, con sus eventos, sus concursos y sus fotos molonas de gatos y frases de Paulo Coelho, con la esperanza de tener una comunidad enorme y con un grado de enganche que ni los mejores especialistas en marketing y publicidad hubiesen soñado jamás.

Pero parece que el juego se acaba. Y rápidamente. Si ya era difícil generar enganche con los fans de las páginas de Facebook, ahora se convierte en tarea casi imposible porque la realidad es que las publicaciones de de las fan pages en Facebook las está leyendo muy, muy poca gente. Hay que exceptuar los casos, claro está, de aquéllas páginas que tienen una comunidad tremendamente fiel, con comunidades de fans , ya sean grandes o pequeñas, que tienen como costumbre compartir contenidos.

Lamentablemente, ese tipo de páginas son una minoría, y muchos de nosotros, seamos sinceros, nos hemos convertido en especialistas en que otros community managers sean seguidores de las marcas que gestionamos, pero en muchas ocasiones no hemos logrado comunidades “de verdad”. Como dice Lucas en su reciente post, hemos pensado más en nosotros mismos o en nuestro cliente que en el cliente final, que es el consumidor del servicio o producto del que estamos hablando en el muro.

Si de verdad has sido un poco serio, durante estos años de la eclosión del social media te ha estrujado la cabeza, has preparado un calendario editorial como Dios manda, has cuidado la calidad y potencial relevancia de los contenidos, y en la actualidad, al cabo de unas cuantas horas, te das cuenta de que no ha servido prácticamente para nada. Si el porcentaje de lectores de las posts ya era escaso, ahora se vuelve ridículo, representando, como mucho, un 5% o 10% del total de los fans, en el mejor de los casos.

¿Y cual es la solución? Primero, reflexionemos si hemos estado generando comunidades “a la fuerza”, o las que tenemos de verdad esperan algo de la marca que gestionamos. Después de ello, pasa por caja, así de claro. No estoy de acuerdo con algunos artículos que he leído recientemente en donde se expone como solución “ganar más fans” (cuantos más fans tengas, más difícil será la interacción), “aportar contenidos de calidad” (¿qué pasa? ¿antes ponías contenidos malos?), o publicar más veces al día. Creo que se trata de tener en cuenta que se acabó el romanticismo en las redes sociales, esa teoría de que aquí todo es gratis y que podemos llegar a millones de personas en todo el mundo sin gastar un euro.

Si todavía no usas publicidad en Facebook, plantéatelo seriamente. Una pequeña inversión sirve de mucho y, al menos, te asegurarás un número mínimo de impresiones de tus publicaciones. Piensa menos en acumular fans como quien acumula objetos viejos en su trastero, y esfuérzate en conectar de manera adecuada con los fans que ya tienes. Tu cliente te lo agradecerá, te lo agradecerás a ti mismo, pero sobre todo, te lo agradecerán esos fans.

Imagen: www.eurowon.com

5 razones por las que Facebook no va a morir (al menos, de momento)

Facebook muerteCada vez que se publica en prensa y medios especializados que Facebook ha perdido usuarios, son muchos los que vaticinan que la red de Zuckerberg morirá pronto, al igual que ya ocurrió cuando Google + hizo su aparición en verano de 2011. Muchos acólitos de Google aseguraron en aquel momento que Facebook se vería derrotada, pero ¿qué ha ocurrido años después? Pues que, entre otras cosas, Facebook ha seguido creciendo. Hoy voy a hablar de mis 5 razones por las que Facebook no va a morir (al menos, de momento).

1. Facebook es un estándar de red social. La representación de grafo social (término que se volvió muy popular cuando Mark Zuckerberg lo usó en el año 2007) se ha convertido en paradigmática. Nos guste o no, más de mil millones de personas en todo el planeta han convertido esta plataforma en repositorio de sus fotos, en agenda para contactar con conocidos o amigos, y como medio en el que pasar el rato jugando. Facebook forma desde hace mucho tiempo parte de la “vida” de los usuarios, que, en mayor o menos medida, ya estamos acostumbrados a términos como “actualización de estado”, “muro” o “mensaje privado”.

2. Facebook se ha convertido también en un estándar para la campañas y promociones publicitarias de muchas marcas. Aunque es cierto que, en términos generales y salvo excepciones, los medios sociales no son canales venta, no deja de ser cierto que cada vez más, grandes marcas y pymes usan esta plataforma como herramienta de comunicación y marketing para reforzar sus comunidades. Hay que recordar que la mayoría de los beneficios de Facebook son obtenidos por publicidad, y mientras las marcas sigan confiando en el uso del muro para publicitarse, esos beneficios se mantendrán o aumentarán. Y no, no me olvido de que Google es el rey, el emperador y el presidente de la república en publicidad en Internet, pero creo francamente que Facebook lo ha hecho bien en este sentido con FB ads.

3. Facebook es una red multiusos y multiusuario. Facebook es para todos. Para el adolescente, para el maduro, para el profesional, para el community manager, para el troll, para el seguidor compulsivo de marcas, para la blogger de moda…En definitiva, es el paradigma por excelencia de red social generalista, que ha logrado que los usuarios prescindan de otras herramientas de comunicación (salvo whatsapp) y les ofrece múltiples aplicaciones para pasar su tiempo de ocio. Incluso aquéllos que dicen que Facebook es odioso,

4. Que pierda (supuestamente) usuarios activos no significa que vaya a desaparecer: aunque los datos son confusos, según la fuente que se haga eco, hemos podido saber en varias ocasiones que se ha producido un descenso de usuarios activos (hoy The Guardian asegura que ha perdido 10 millones de usuarios). En cualquier caso, y después de casi 10 años de existencia, es normal que haya altibajos en el número de perfiles o usuarios activos. Pero, ¿sabían, por ejemplo, que la mitad de la población de Estados Unidos tiene un perfil en Facebook?

5. Facebook es ya un cuasi sistema operativo. El objetivo de Zuckerberg es claro: cuanto más tiempo pasemos en Facebook, mejor. Y de hecho, así es: cada vez pasamos más tiempo en las redes sociales, en la medida en que se ha convertido en un medio en el cual podemos hacer de casi todo. Otra cosa es que Facebook Home, la nueva app desarrollada para Android, vaya a tener éxito (creo que solo lo tendrá para fans tremendamente fans de esa red), pero no cabe duda de que “tener un Facebook”, es algo normal para una gran mayoría de personas.

¿Tú que opinas? ¿Morirá pronto Facebook o crees que hay más razones para que no muera de momento?

¿Ha cambiado Google+ tu comportamiento en los medios sociales?

Google+Hace ya algo más de una semana que tuve la oportunidad de darme de alta en Google+ a través de una invitación, siendo los últimos días un aluvión de peticiones de invitación e información sobre el nuevo medio social propuesto por Google+. En Twitter, mi lector de feeds, el propio Google+ e incluso en Facebook  se habla muchísimo sobre la nueva plataforma, y cada uno va sacando sus propias conclusiones sobre la misma.

Comentaba en un post anterior mis dudas sobre el proyecto de Google+, ya que a primera vista parecía solamente una copia de Facebook bien hecha, pero con el paso de los días me ha ido gustando más la plataforma. Tengo que reconocer que uso a diario muchas apps de Google para mi trabajo, y la perfecta integración de Google+ con alguna de ellas hace que me sienta muy cómodo usándolo. En este excelente post de @fmlopez48 pueden ver la opinión de algunos tuiteros sobre Google+ hasta el momento.

En boca de muchos está la posibilidad de que Google+ haga “daño” o llegue a superar a otras conocidas plataformas como Facebook o Twitter. Para algunos, lo normal es que le quite cuota a Facebook, ya que es una evolución mejorada de esa aplicación, mejorando la configuración de la privacidad, la visualización de fotos o el original, llamativo y útil sistema de clasificación por círculos. Sin embargo, para otros Google+ es una “ampliación” de Twitter, en el sentido de que muchos de nosotros le estamos dando al medio de Google un uso semiprofesional, importando muchos contactos de Twitter (aunque también de Facebook) con los que compartimos opinión, enlaces o tuiteos varios diariamente.

Reconozco que al menos en mi caso, aunque creo que tengo bastante bien definidos mis círculos, no sé todavía muy bien cómo usar esta plataforma social. En ocasiones dudo si publicar en Twitter, en Facebook, en Google+, o hacerlo en dos o tres a la vez, pero en lo que respecta a mis contactos, he observado diferentes comportamientos a la hora de usar Google+, que me permito pasar a señalar aquí:

1. El Tuitero que usa Google+ como ampliación de Twitter. En Twitter suelen surgir grandes conversaciones y debates, pero quizás no es la plataforma más apropiada para ello, ya que corremos el riesgo de saturar el timeline de nuestros seguidores si publicamos demasiados tuits. Algunos usuarios habituales de Twitter mantienen su estilo en Google+ con sus publicaciones, pero enriqueciéndolas con comentarios que en ocasiones se extienden hasta el infinito. Parece ser que Google+ viene muy bien para agrupar a nuestros seguidos y seguidores de Twitter y poder salir del límite de los 140 caracteres.

2. El usuario de Google+ que solamente habla de Google+. Al igual que en Twitter se habla mucho de Twitter, parece que uno de los “topics” o temas principales tratados en la nueva plataforma es justamente ella misma. Una buena parte de los integrantes de mis círculos ha publicado casi de forma íntegra publicaciones o enlaces sobre Google+.

3. El usuario de Facebook que se había cansado de sus cuñados y de Farmville. Usuario natural de Facebook y Twitter, aunque suele publicar más en la primera plataforma pero algo harto de las apps invasivas y de tener a todo su árbol genealógico en su grupo de amigos. Para este usuario, Google+ ha supuesto una liberación y una catarsis personal.

4. El curioso. Creo que aquí podemos incluirnos, en mayor o menor medida, todos los que nos hemos creado un perfil en Google+, sobre todo los que nos dedicamos a trabajar en los medios sociales. Hay ganas de experimentar, de observar virtudes y defectos y de la nueva propuesta de Google. Tenemos mucha curiosidad por saber si Google+ suplantará, o al menos será una alternativa a Facebook y si le ganará terreno a Twitter.

Obviamente, es una clasificación incompleta (y me encantaría que me ayudaras a completarla). En cualquier caso, algunos dudan acerca de la viabilidad de la plataforma Google+, recordando los fracasos anteriores de Buzz y Wave, pero en mi opinión, si un medio social es capaz de cambiar ciertos comportamientos, costumbres y formas de compartir y relacionarnos, algo habrá hecho bien. ¿Ha cambiado Google+ tu comportamiento en las redes sociales?

Conductas 0.0 en entornos 2.0 (V): A Facebook lo que es de Facebook, a Twitter lo que es de Twitter

15. Entonces los fariseos se retiraron a tratar entre sí cómo podrían sorprenderle en lo que hablase. 16. Y le enviaron sus discípulos con algunos herodianos que le dijeron: Maestro, sabemos que eres veraz, y que enseñas el camino de Dios conforme a la pura verdad, sin respeto a nadie, porque no miras a la calidad de las personas. 17. Esto supuesto, dinos qué te parece: ¿Es o no es lícito pagar tributo al César? 18. A lo cual Jesús, conociendo su malicia, respondió: ¿Por qué me tentáis, hipócritas? 19. Enseñadme la moneda con que se paga el tributo. Y ellos le mostraron un denario. 20. Y Jesús les dijo: ¿De quién es esta imagen y esta inscripción? 21. Respóndenle: Del César. Entonces les replicó: Pues dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. 22. Con esta respuesta quedaron admirados, y dejándole, se fueron.
[1] Mateo 22: 15- 21
La pregunta hecha a Jesucristo era de extrema gravedad, pues comportaba un dilema, del cual creían que Él no podría salir. Si dijese que no se debía pagar el impuesto a César, lo acusarían ante Poncio Pilatos como sedicioso contra el poder de Roma.
Si dijese que se debía pagar el impuesto, estaría rechazando el carácter teocrático del pueblo de Israel (gobernado por Dios), sometiéndolo al poder de César y de Roma. Más aún –aspecto menor, pero importante del punto de vista de la opinión pública– aprobando el pago de los impuestos, desagradaría al pueblo, que odiaba a los republicanos, los recolectores de esas contribuciones.
He querido empezar el post de hoy con una pequeña referencia a la famosa cita contenida en el Evangelio según San Mateo, ya que he trasladado la frase al contexto del 2.0. Recuerdo, hará ya casi tres años más o menos, que a mi correo electrónico empezaban a llegar invitaciones para unirme a Facebook. La verdad es que en esa época me llegaban propuestas de muchas otras redes incipientes, como Hi5, así que en principio no le presté demasiada importancia.
Pero pasadas unas semanas empecé a leer cosas sobre Facebook y hablé con varias personas que ya eran miembros de la red, así que me di de alta, y me sorprendí de la cantidad de gente conocida que encontré o reencontré en muy poco tiempo. La herramienta me enganchó rápidamente y me sorprendió la facilidad de uso y las posibilidades a la hora de insertar contenidos multimedia en el muro, hacer nuestros propios álbumes de fotos, pasar el rato con minijuegos, etc. Poco a poco la la red ha aumentado sus posibilidades y estas son casi infinitas actualmente, y el número de usuarios ya supera los 500 millones en todo el mundo.
Algo más tarde, un par de meses de empezar a escribir en el blog Formación y Talento descubría Twitter. Empecé como todo el mundo, a tientas, sin saber muy bien qué era y para qué era aquello, pero con el paso del tiempo he descubierto las increíbles virtudes y el inmenso potencial que tiene como herramienta social y de comunicación. También son cientos de millones de personas en todo el mundo las que hacen uso de Twitter en la actualidad.
Los que usamos las dos redes sabemos que hay varias diferencias entre ellas: uso más profesional que personal en una que en otra, media de la edad de los usuarios, diseño de la plataforma o del cliente para usar la red, inclusión de juegos o no, etc. pero en la actualidad existen varias herramientas de integración de ambas redes, como Tweetdeck, Hootsuite o Selective Tweets, por poner varios ejemplos.
Cuando llevamos tiempo usando ambas redes, lo normal es que muchos de los usuarios que sigamos en Twitter se conviertan en amigos de Facebook (es más raro que ocurra al revés). Se trata de una manera de ampliar la información y la disponibilidad de contactar con esa persona y de saber algo más de ella. A partir de aquí podemos descubrir si esa persona está en Flickr, Linkedin, Xing u otras redes, y, en definitiva, tener un buen resumen o extracto de su vida personal y profesional.
En los últimos meses he añadido muchos contactos de Twitter a Facebook por la razón que acabo de comentar más arriba. Resulta curioso descubrir algo más de esa persona que sólo es un avatar en Twitter, y suele ser bastante gratificante y productivo tenerlos en ambas redes. Sin embargo, hay un fenómeno que he observado que no me gusta demasiado. Se trata del uso de Facebook como si fuera un cliente de Twitter “más bonito”.
Ya son muchas las veces que al revisar las actualizaciones de mi muro sólo veo tweets, retweets, menciones…¿pero esto no era Facebook? me pregunto. Al revisar muros de ciertos contactos, compruebo que no hay publicaciones como tales, sino que se trata de exportaciones del timeline de Twitter. La primera analogía que se me ocurre es que sería algo así como poner la tele pero quitar la imagen y quedarnos sólo con el sonido; sin duda tenemos la posibilidad de hacerlo, pero resultaría raro ¿no?. También podríamos modificar la gama de colores de la pantalla para verla en blanco y negro, pero resultaría algo extraño.
No veo mal la integración de ambas redes, ni mucho menos, pero creo que sería más interesante darle a cada red el uso que tiene. ¿Por qué no aprovechar las atractivas posibilidades multimedia de Facebook cuando publicamos en el muro? Me gusta, por ejemplo, cuando un tuitero publica en su muro las fotos o vídeos de un evento, porque aunque a través de Twitter puedo ver fotos, sin duda es más cómodo hacer un álbum en Facebook, categorizar las imágenes en Flickr o si se trata de un vídeo subirlo a Youtube o cualquier otra red que tenga como principal soporte el vídeo.

No me gusta ver un muro lleno de tweets, sin ningún otro contenido; cuando entro en Facebook espero ver algo más aparte de 140 caracteres, imágenes, sonido, vídeo…al igual que si me compro un DVD o un Blu-Ray mis expectativas van más allá de oír una voz.
Las herramientas para el uso compartido de varias redes no hacen más que aumentar día a día, pero en mi opinión no deberíamos meterlas a todas en el mismo saco, sino aprovechar las posibilidades que nos ofrece cada una. Todo depende, como siempre, del uso que le demos a esas aplicaciones de integración, pero particularmente, prefiero darle a Facebook lo que es de Facebook y a Twitter lo que es de Twitter.