Kung-Fu Legend y La Caja Mágica: 2.0 y arte oriental.

PromoconcertSi hay algo que me gusta es poder escaparme a Madrid un fin de semana. Seguramente la sangre madrileña que corre por mis venas tenga bastante que ver, y me encanta disfrutar de sus calles, de su oferta gastronómica y de sus inmensas oportunidades para disfrutar del arte y de la cultura.

Hace poquito recibí la agradable sorpresa de que me regalaran un par de días de estancia en la capital de España, viaje que tengo previsto hacer para el mes de febrero o marzo. Casi siempre que voy, tengo por costumbre reservar primera fila en alguna obra de teatro o espectáculo, y la verdad es que hasta ahora casi ninguno me ha defraudado.

En esta ocasión me han propuesto elegir entre dos espectáculos: “The Legend of Kung-Fu” o “La Caja Mágica” de el Cirque du Ciel. Las dos puestas en escena son  de arte oriental, y aunque a priori no me atraía demasiado, me comentaron que ambas habían tenido muy buenas críticas por parte de la prensa especializada y gran éxito de taquilla. No lo dudé, y fiel a mi costumbre desde hace muchos años, me puse a buscar Internet información sobre las dos obras.

Lo primero que descubrí es que la productora Promoconcert es quien trae los dos espectáculos a Madrid y a otras ciudades españolas. Rápidamente decidí indagar un poco a ver si tenían perfiles en redes sociales, y encontré sus cuentas en Facebook, Twitter, y Youtube. Puede parecer normal, pero en muchas ocasiones me he encontrado con productoras o eventos que a priori tienen muy buena pinta, pero todavía no se han “socializado” en las redes y no permiten ver demasiada información sobre los mismos.

Kung Fu Legend fue designado como el principal espectáculo de los Juegos Olímpicos de Beijing y ha sido representado más de 3000 veces en China y en el extranjero, con una audiencia total de más de 2 millones de personas. Por otro lado, La Caja Mágica del Cirque du Ciel destaca por su carácter híbrido, ya que fusiona músicas de todo tipo (street dance, ballet, electrónica, batería, música sinfónica y folk) y opta por una escenografía y unos efectos lumínicos que fusionan el arte oriental con el occidental, contando ya con más de un millón de espectadoras. Desde luego, los números dicen mucho de los dos espectáculos.

Promoconcert, por lo que he averiguado, se ha dedicado casi en exclusiva a los conciertos de música clásica, pero han decidido innovar y traer a España este formato de espectáculo oriental, que por lo que leo en las críticas de la prensa, es espectacular y no ha dejado a nadie indiferente. Sin duda, hay que alegrarse de que todavía haya promotores que arriesguen un poco y se atrevan con algo un poco más allá de lo convencional.

En los tres perfiles sociales de Promoconcert podemos encontrar amplia información sobre su agenda, con enlaces a la web, en donde podemos encontrar el calendario de fechas y ciudades, vídeos con fragmentos de algunas de las obras que promueven (me emocionó ver el Concierto de Año Nuevo de Strauss), entrevistas a intérpretes, actores, etc. Una completa estrategia de comunicación en redes

Pero más agradable fue aún la sorpresa de que me respondieran enseguida al mencionarlos en Twitter, y me animaran a hacer check-in cuando acudiera a alguna de sus funciones, e incluso preguntara por ellos a través de las redes, por si algún responsable se encontrara en ese momento en el recinto, para saludarme personalmente. No es que esa detalle me haga decidir si ir o no (iré porque me han atraído los espectáculos y creo que es un buen producto), pero es cierto que la conversación me ha hecho sentirme muy cerca de ellos y de alguna manera, ha reforzado la decisión de acudir.

Me alegra ver cómo cada vez más empresas sacan buen provecho de los medios sociales, y no se limitan a promocionar sus eventos, sino que generan conversación y participan en ella. Felicidades a Promoconcert, y espero que no se retrase mucho mi fin de semana en Madrid para ver Kung-Fu Legend o La Caja Mágica de Cirque du Ciel.