Blogosfera: ¿Mucha difusión, poca participación?

Siempre recordaré con cariño aquel mes de diciembre de 2008 cuando estrené junto con mi compañero Sergio el blog Formación y Talento, una humilde iniciativa en donde pretendíamos abordar aquéllos temas en los que trabajábamos (recursos humanos, empleo, orientación laboral) y aportar nuestro granito de arena a la comunidad.

Después de varios años, hoy en día tengo el Google Reader lleno de buenos blogs. Me aportan cada día nuevos conocimientos y en algunas ocasiones tengo la oportunidad de conocer personalmente, aunque sea solamente por unos minutos, a algunos de sus autores. Precisamente, si algo agradezco a la blogosfera, entendida como una comunidad, es haberme dado la oportunidad de conocer a magníficos profesionales que nos obsequian cada cierto tiempo con dosis de saber compartido.

El otro día felicitaba a @jmbolivar, autor de Óptima Infinito, en su tercer aniversario como bloguero, y me sentí alegre de ver a tantas caras conocidas que se pasaban por allí a dejarle un comentario por su cumpleaños. Es algo que echaba en falta: cada vez más, y tengo la sensación (y creo que es una realidad bastante objetiva) de que se comenta muy poco en los posts, pero sin embargo tienen una amplia difusión a través de herramientas como Twitter, Facebook, Networkedblogs o aplicaciones similares.

Si algo está claro es que el nivel de producción bloguera no decae; ya son más 180 millones los blogs contabilizados en todo el mundo, y la cifra sigue aumentando cada segundo que pasa. Pero por otro lado observo como muchos posts de los podría surgir un gran debate se quedan con algunas decenas de retweets, amplia difusión en medios sociales pero con poca discusión acerca del contenido del mismo, aunque también hay que reconocer que en el timeline de Twitter se forman debates interesantes, pero algo limitados por las cuestiones de espacio de la plataforma.

Leemos mucho (con algunas lecturas más diagonales que otras), difundimos mucho, pero discutimos poco. Es cierto que hay redes que nos ofrecen dentro de su arquitectura organizar grupos de discusión, como por ejemplo Linkedin o grupos privados de Facebook, pero muchas veces posts estupendos se quedan vacíos en ese espacio de comentarios que viene a ser el complemento perfecto y la continuación de ese post.

En resumen: parece que las redes sociales se han convertido en las mejores herramientas de difusión a cualquier nivel: noticias, publicidad, eventos, amigos, artículos…cualquier información puede ser rápidamente distribuida a través de las redes, pero ¿Significa eso que profundizamos menos en la información que leemos? ¿Preferimos tuitear algo que nos interesa antes que comentar en ese post que leemos?

19 opiniones en “Blogosfera: ¿Mucha difusión, poca participación?”

  1. No estoy de acuerdo. En realidad todo esto pasa porque es mucho mas fácil retuitear una noticia que leerla, comprenderla, opinar y escribir. Es sólo una cuestión de comodidad y no de dejadez o no querer participar.

    Ala!, ya he abierto el debate.

    1. Jaja…gracias Domingo, genial que abras el debate. En ese aspecto estoy de acuerdo; Twitter nos ha ofrecido la oportunidad de difundir contenidos a una velocidad increíble, y creo que hay que verlo como una magnífica oportunidad. No sé si es falta de tiempo, comodidad o ganas de profundizar; igual estamos ante ese fenómeno de “adicción a la información”, que nos hace estar bajo una constante estimulación y que no nos permite ahondar más en los posts.

      Gracias de nuevo y saludos 😀

      1. El comentario tradicional en los blogs ha mutado al comentario acompañando al link en el Tweet. He visto ya varios blogs que añaden a los comentarios los tweets que linkean el post.

        También está el problema claro de la velocidad, cada vez leemos más rápido y nos quedamos menos tiempo en los blogs, leemos corriendo “de esquina a esquina”, lo digerimos durante 5 segundos, cerramos y al siguiente tweet, espero que algún día nos tranquilicemos y podamos quedarnos tiempo disfrutando de la lectura, no sólo tradicional sino también en la red.

        PD: Felicidades por el blog! 😉

  2. Es una consecuencia de la Economía de la Atención en la que estamos inmersos. Creo que, al menos en parte, es hasta cierto punto normal dentro del proceso de aprendizaje en el que nos encontramos. Cuando las redes sociales dejen de ser un fenómeno y se integren el nuestro quehacer cotidiano, probablemente el ansia por consumir cantidad de contenidos sea vea mucho más equilibrada por el deseo de consumir contenidos de calidad (y de disfrutarlos, compartirlos y saborearlos con tranquilidad).

    1. Buenos días José Miguel, gracias por pasarte y comentar. Me imagino que tendremos que aprender estrategias de “curación” de contenidos (odio ese término, creo que no debemos “curarnos” de nada, pero bueno..xD ).

      En cualquier caso, aunque soy algo romántico echando de menos más comentarios y discusión, no tendríamos acceso a tanta y tan buena información si no fuera por Twitter.

      Gracias de nuevo y saludos!

  3. Efectivamente, estoy con José Miguel, cada día estoy empezando a ser mucho más selectivo con los contenidos que voy consumiendo, con las fuentes que elijo leer… ¡imposible llegar a todo! así que mejor llegar a contenidos de calidad y disfrutarlos con atención, que llegar a mucho y no poder abarcar… –> a limpiar el reader!
    un abrazo,
    david

    1. Hola David, gracias por pasarte y comentar. Creo que muchos de nosotros hemos llegado a ese punto, al de una “catarsis digital” y limpieza y selección de contenidos. De hecho, creo que era @arey el que comentaba que Twitter se ha convertido de alguna manera en un Greader en donde filtrar contenidos. En cualquier caso, como ya decía José Miguel, estamos en pañales en ese sentido y llegará un período de mayor madurez.

      Saludos!

  4. En mi caso, retuiteo artículos que me pueden interesar con fines algo “egoistas”. Me dedico a la docencia e investigación y envío tweets de los temas que investigo para que se me queden almacenados y poder repasarlos cuando estoy redactando el informe. Se habla mucho de que la gente comparte y colabora gratis. Es cierto, pero también somos prácticos. Cada uno le da una utilidad diferente a Twitter, y esa es la riqueza que tiene. Unos utilizan sus tweets, como es mi caso, como “memoria de investigación”; otros para el autobombo y platillo; otros para hacer clientes; otros porque necesitan comunicar al mundo “en directo y abierto” lo que saben…todos somos diferentes o tenemos necesidades diferentes.

    1. Hola Amanda, gracias por pasarte y comentar. No puedo estar más de acuerdo en lo que dices sobre el uso de Twitter. De hecho, me encanta una frase que escuché a Iván, @twittboy: “Twitter es lo que tu quieres que sea”. La flexibilidad de la herramienta es una de su principales virtudes y no creo que tu uso sea egoísta, ya que al tuitear ya estás compartiendo, que es al fin y al cabo lo que importa.

      Saludos!

  5. Creo que la línea de comentarios de este post es un ejemplo de lo contrario. A mi parecer ocurre que la oferta se ha multiplicado, la tendencia a la lectura rápida también. Eso hace que comentemos sólo sobre aquello que nos da de lleno en la diana y además que dispersemos más nuestras aportaciones. Yo sigo haciendo 3 ó 4 comentarios diarios a 3 ó 4 artículos. Sin embargo, es raro que coincida en poco tiempo en el mismo blog, cuando no hace ni 2 años era lo habitual.

    Y, no hay que negar que la “conversación” se ha movido a plataformas más dinámicas como Facebook o Twitter. El blog sigue siendo absolutamente válido para el contenido en su máxima expresión.

    Soluciones, pocas, salvo añadir widgets que traigan comentarios al artículo desde otras plataformas o bien que desde el propio blog puedas incluirlas allí donde estés presente. Ya he visto varios blogs con esta posibilidad.

    Aunque un comentario es un tesoro, si un bloguero aspira a ser leído -yo levanto la mano- no creo que tenga que centrarse en fomentar el comentario sino en la difusión de sus textos. Y que se comenten allá donde lleguen. Ocurre que la conversación entonces escapa a nuestro control, lo que por otra parte… ¡es algo maravilloso!

    🙂

    1. Hola Ángel, gracias por pasarte y comentar. Decía antes en Twitter que es un lujo postear sobre la poca participación y que, paradójicamente, se esté abriendo un debate interesante por aquí. Para mí la cuestión no es buscar soluciones sino adaptarnos a la nueva forma de comunicación que nos ha traído el microblogging y las redes sociales en general.

      Yo insisto en la idea de que la blogosfera es una red social en sí misma y una excelente comunidad que surgió mucho antes que las redes, quizás lo que ocurra es que ya no entendemos un post si este no va asociado a una cuenta de Twitter o a un perfil determinado en las rfedes (reconozco que me extraña cuando leo un post y no veo el perfil del autor en Twitter, Facebook o Linkedin).

      Quizás siga siendo un romántico y echo de menos más comentarios…pero no quiere decir que la discusión en Twitter o en otras plataformas valga menos, a mí, particularmente, me encanta.

      Saludos!

  6. Hola Oliver, llego tarde pero llego…
    Creo que es un hecho ya contrastado por todos los que tenemos un blog en marcha más o menos visitado. Seguramente tiene que ver con el hecho de que hace un par de años la cantidad de sitios interesantes sobre una determinada materia y los sitios sociales a los que prestar atención no había explosionado como ahora. Así que…
    Quizá es cuestión de reenfocar los contenidos, no es tanto en insistir en el debate posterior en los comentarios sino simplemente lectura y redifusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *