Fobias digitales: los mitos del 2.0

Aunque en los últimos años Internet se ha convertido en una revolucionaria forma de comunicación y el número de usuarios de la red no hace más que crecer y crecer, son muchas las personas que todavía tienen muchas reticencias a la hora del uso de esta herramienta.
Los que machacamos las aplicaciones día a día en muchas ocasiones cometemos un sesgo observacional al pensar que “todo el mundo” sabe lo que es facebook, twitter, etc…pero nada más lejos de la realidad: pueden contarse por millones los individuos que no hacen uso apenas de Internet. Algunos por desconocimiento, pero hay otros que conocen más o menos de cerca las posbilidades de la red, prefieren no usarla.
Acerca de este último tipo de usuarios, he comprobado como en casos concretos se dan algunos “síntomas” que podrían ser parecidos a los de una fobia específica, aunque sin llegar a cumplir los criterios especificados en los manuales de Psicología o Psiquiatría. En cualquier caso, me atreveré a llamarlos fóbicos al 2.0 y no a Internet, en la medida en que el miedo no es tanto a la red en sí misma, sino al tejido de redes sociales que se ha ido formando en los últimos años. Quiero decir con esto que muchísimas personas conocen las ventajas de la red de redes para diferentes objetivos (por ejemplo, comprobar el estado de sus cuentas bancarias desde casa), pero no van más allá de eso y muestran un gran rechazo a otro tipo de usos de Internet.
Centrándonos en este tipo de usuarios, voy  a describir una serie de mitos que, en la mayoría de ocasiones, se atribuyen de manera errónea a las herramientas digitales de comunicación.
Mito nº 1: “Facebook y todas esas cosas son una chorrada”. Suele ser el argumento más fácil, menos elaborado y también más difícil de rebatir. El que algo nos parezca importante o no es tremendamente subjetivo, y no podemos empujar a alguien a que use algo que en principio no le interesa. Pero ocurre como casi siempre: la inmensa mayoría de la gente que usa este argumento ni siquiera se ha molestado en probar la herramienta Simplemente es un rechazo sin más, una oposición frontal a la apertura a nuevas experiencias.
Mito nº 2: “Las aplicaciones para redes sociales son peligrosas para mi intimidad”. ¿Nos hemos planteado qué le contamos de nuestra vida a nuestros vecinos o conocidos? Desde luego que la publicación de fotos o información relevante sobre nosotros mismos hace que, de alguna manera, nos expongamos ante los demás, pero no creo que sea lo más importante. En todo caso, somos nosotros, conociendo bien las aplicaciones los que decidimos qué queremos mostrar y qué cosas dejamos para un círculo más reducido. Hay personas que deciden publicar interminables álbumes de fotos y otros que no…es una elección personal, pero no hay ninguna obligación de practicar la “extimidad”.
Mito nº 3: “Internet y el 2.0 quita mucho tiempo”. Tú eliges. Hay telespectadores que no se separan de la pantalla de TV, adictos a todo tipo de series, realities, concursos, etc…y otras sólo ven informativos y alguna cosa más. La herramienta en sí misma no es mala, depende del uso que le quieras dar, pero también tenemos elección en esta materia. Si lo deseas puedes tener el Tweetdeck todo el día abierto, pero como cualquier software, tiene una cruz donde hacer clic y cerrarlo cuando venga en gana. La adicción o no a las aplicaciones depende de la persona, no de la aplicación en sí misma. Es cierto que el los refuerzos positivos que nos otorgan las redes son tremendamente poderosos y muy a corto plazo, pero el mismo efecto tiene el tabaco u otras sustancias, y no todo el mundo está “enganchado”.
Mito nº 4: “No me hables de eso, ya soy muy viejo para esas cosas”. Aunque los usuarios de ciertas redes no son precisamente adolescentes, como en el caso de twitter, todavía existe la percepción de que los ordenadores, Internet y aún más las redes sociales son para gente joven que se divierte colgando las fotos de la última salida de fin de semana. La red no tiene edad, sólo hace falta un ordenador y ganas de descubrir nuevas formas de comunicación.
Mito nº 5: “Internet es peligroso: mira lo que pasa con los pederastas”. La red no es ni más ni menos peligrosa que la vida en sí misma o que personas que sufren ciertos tipos de trastornos o son delincuentes habituales. Lo que ocurre es que para cierto tipo de sujetos, Internet ha venido a ser una herramienta perfecta para cometer fechorías o hacer prácticas de dudoso gusto. Cierto es que se han dado nuevos fenómenos como el spam, publicidad engañosa, fraudes, etc….pero ocurre como la fobia a volar: a pesar de que sabemos por numerosos estudios que el avión es el método más seguro para viajar, pensamos que el aeroplano se caerá. Pues lo mismo ocurre con Internet: es más seguro pagar con tarjeta de crédito a través de datos que hacerlo en una tienda física, pero todavía nos fiamos más de las “personas” que de las máquinas.
Mito nº 6: “Me dan miedo las redes sobre todo por mis hijos”. ¿Y no te da miedo que en plena sobremesa la mayoría de los programas de TV consistan en personas de dudoso prestigio insultándose y lanzando improperios de todo tipo? ¿Tampoco te da miedo que vean una película en donde se transmiten los valores de que todo se soluciona a golpes? Internet nos da una magnífica libertad, dentro de lo que cabe, de elección de contenidos. El Tuenti no es malo para tus hijos en sí mismo, enséñales simplemente un uso adecuado.
Mito nº 7: “El propósito último de las redes es hacer publicidad de productos y forrarse a nuestra costa”. Algunas aplicaciones 2.0 nacieron casi “por casualidad”, y otras no tanto. Es lógico que la persona que descubre que su invento es usado masivamente por millones de personas quiera beneficiarse de ello, pero independientemente, cada red tiene unos fines específicos y somos nosotros los que tenemos que buscarle un mejor uso, y sobre todo una mayor rentabilidad. No mezclemos Linkedin con Facebook, o MySpace con Flickr, cada red tiene unos fines específicos y no son clones unas de otras.
Lógicamente, podría extenderme mucho más y seguramente nombrar otros muchos mitos, pero para mi opinión éstos son algunos de los más importantes, y sobre todo, los que hacen que muchas personas no se acerquen al patrón de comunicación 2.0. Pero ahora me gustaría saber si estás de acuerdo o no, o que aportaras alguna opinión al tema…
¿Crees que hay todavía mucha fobia al 2.0?

10 opiniones en “Fobias digitales: los mitos del 2.0”

  1. Hola, me gustaría exponer mi opinión centrándome en la introducción q has hecho. Efectivamente, son cada vez más los post, estudios e incluso videos muy gráficos y espectaculares que nos muestrabn en datos la evolución de internet y de las redes sociales (un ejemplo: http://andaluciacompromisodigital.ning.com/video/uso-de-las-redes-sociales-en. Sin embargo, puedo decirte que hay un gran número de personas que no saben usar o manejar un ordenador (los llamados analfabetos digitales, grupo muy heterogéneo por cierto). En mi experiencia como Voluntaria realizando acompañamientos digitales y como dinamizadora de la Red de Voluntarios de "Andalucía Compromiso Digital
    (http://andaluciacompromisodigital.ning.com/) puedo decirte que el post y video con más visitas que he tenido no ha sido los referidos a alguna red social, sino a programnas, juegos y recursos para aprender a manejar el ratón (http://andaluciacompromisodigital.ning.com/video/rapidtyping-para-aprender-a).
    Hace unos días se celebró el II Encuentro Andaluz con conferencias que a mí personalmente me decepcionaron (excepto la de Alejandro Rodriguez Picavea).
    Sin duda las redes sociales son herramientas que hay que conocer, ya que tienen usos personales, profesionales o corporativos. Pero tampoco hagamos un Dios de lo que no es. Aunque será tema para otro post. Gracias y un saludo.

  2. Hola Oliver,

    Estoy de acuerdo con los mitos que planteas. Pero creo que hay una barrera que tiene vital importancia y no ha sido mencionada. Esa jerarquía binaria que parece que hemos consolidado, los estratos sociales digitales.

    Entre las principales causas que nos paralizan están el desconocimiento, la inercia o el miedo al rechazo. Quizá, sin darnos cuenta, estamos alimentando un nuevo mito, fomentamos la participación y la ventaja de "ser social" mientras ignoramos a todo aquel que no disponga de un perfil completo, nombre y apellidos, fotos, Web, etc. O a pesar de ello, si no tiene "aceptación social" dentro del mundo 2.0, si los "números" que posee son bajos, damos por sentado que poco tienen que aportar. Espero que esto no sea más que un error fundamental de atribución. 🙂

    Un abrazo.

  3. Hola
    Si hay fobia todavia ,yo tengo amigos que no estan en ninguna red social
    los menos pero alguno hay ,yo estoy en todas casi todas twitter ,face ….
    robarme tiempo en absoluto ,deje de ver television hace un tiempo noticias y
    poco mas ,lo prefiero ,hay demasiada basura y telerealidad para mi gusto
    asi prefiero ,estar aqui frente al ordenador que frente a la tv.

  4. Hola Silvia, gracias por pasarte y comentar. Efectivamente, el analfabetismo digital existe y ya hablamos hace tiempo de él en el blog de Formación y Talento. Creo que romper la brecha digital sería el primer y lógico paso para perder el miedo a las redes, pero todo ello acompañado de una "adecuada" educación con respecto a los usos y aprovechamiento de las mismas. Desde luego, el 2.0 no viene a sustituir al 1.0, ni mucho menos…para mí es como una prolongación digital de nuestra vida analógica, con sus pros y sus contras. Un saludo 😉

  5. Hola Jose Luis, gracias por pasarte y comentar. Lo que comentas lo reservo para otro post…sin duda la brecha digital viene a ser una suerte de clasismo, en donde si no te encuentro en google, entonces no existes; si no tienes más de "n" seguidores no vales la pena o si no tienes más de "n" amigos en facebook eres un antisocial…como me decía @arey en un comentario de un psot anterior, lo interesante sería saber separar las ideas de las personas, independientemente del 1.0 y 2.0 u otras puñetas por el estilo.

    En cualquier caso creo que sí es cierto que, de alguna manera, "desechamos" todo aquello que no esté a la última o que no provenga de ciertas personas con algún reconocimiento en la red. Me pondré con un próximo post sobre ello….Un saludo 😉

  6. Hola Bultacowoman, gracias por pasarte y comentar. Yo, al igual que tú, cada vez consumo menos TV "tradicional"…digamos que hago un uso más a la carta, usando muchas veces el youtube para poder visionar contenidos que me he perdido. Sin duda es una opciòn interesante en el futuro del consumo audiovisual. Un saludo 😉

  7. A mi me parece (y no puedo pretender ninguna maestria al respecto porque soy nuevita en esto) que, como dijo alguien en la red y no puedo recordar: 2.0 no es una herramienta, es el contexto…
    Entonces, cada vez que nuestro contexto se modifica, los seres humanos luchamos (con una razonable y protectora resistencia al cambio) por mantener el estatus de aquello que aprendimos y que, por lo tanto, nos da seguridad y certeza…
    Asi que, en distinta medida y por distintas razones, compramos algunos cambios y rechazamos o resistimos otros. Por ejemplo, esto se puede ver cuando cambia la situacion economica de un pais y es necesario hacer ajustes personales, laborales y sociales: algunos responden con mas velocidad que otros a los nuevos paradigmas…
    Adhiero a tu post e invito a mirar desde arriba este fenomeno. Veriamos una multitud de hormiguitas caminanado a distinto ritmo y algunas muy desorientadas, hacia el bosque que esta delante… (proveedor de alimentos pero tambien de peligros)
    Por ejemplo, he perdido los acentos en mi notebook y este comentario saldra medio 1.0…

  8. Buenas amigo.

    Muy bien planteado los mitos que indicas.

    Yo añadiría uno mito más si me lo permites: 'Mucha gente quiere y no puede' y es de verdad. O bien no encuentra el 'como' o el 'quien' le pueda ayudar.

    El otro día hablaba con un funcionario del INEM y le comentaba la utilidad de las herramientas 2.0 en la busqueda de empleo y estaba alucinando y le gustaba . Problema ¿Quien me enseña? ¿Cómo empiezo?

    La gente lo ve tan complejo que se atrinchera en que como desconocido es un lio.

    Un saludo

  9. Hola Oliver:
    Muy interesante el tema que planteas. Hace un año vivía de espaldas al 2.0 y hoy puedo decir que no es así pero he cambiado varias veces de opinión en este tiempo sobre alguna de las cosas que planteas. La gran virtud del 2.0 es que se puede entender de utilidad máxima o de tontería supina porque en el fondo, todos reproducimos dentro de ella lo que somos y hacemos fuera de ella y en el fondo nos seguimos moviendo en microcosmos sólo que en este caso virtuales. En el 2.0 está todo lo que te interesa y todo lo que aborreces compartiendo el mismo espacio pero en el mundo "real" sucede lo mismo.
    Estos debates no cesarán nunca y francamente creo que deberíamos preocuparnos más por los que están y no se manifiestan de ninguna manera que de los frikies o escépticos porque a esos no podemos influirles de ninguna manera.
    Un abrazo.

  10. Sobre esto nada es verdad, nadie la detenta. Yo uso internet, he usado facebook, myspace, hi5 y varias más, y mi experiencia con algunas de ellas es NEFASTA. No voy a entrar en detalles, pero cada uno tendrá sus razones, buenas o malas, para amar o detestar algunas aplicaciones en internet. Mis razones para desconfiar de algunos de estos usos son muy buenas y honestas.
    Un saludo

    Ángel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *